EL SECRETO DE INVERTIR EN BOLSA (I)

Seguro que más de uno o una nos hemos planteado la posibilidad de comprar acciones. Sobre todo después de ese fiasco de las preferentes y de las chorizadas de los bancos que vendían cualquier cosa a cualquiera que confiase en ellos. Por suerte eso ha cambiado y ya no nos fiamos ni de nuestra santa madre (¡pobrecita!).
¿Cuál es el secreto de invertir en bolsa y no perder hasta la camisa?
Lo primero es no leer nada de ningún especialista ni de ningún técnico.
¿Por qué? Muy fácil.
Un día leemos u oímos a un técnico especialista que nos suelta: “Esta acción ha entrado en un canal alcista con tendencias claras a medio y a largo plazo y sin que se vean síntomas de agotamiento”.
¡Claro! Entonces pensamos: “Evidentemente hay que comprar acciones de esa empresa”. Y compramos.
Al día siguiente ¡zas! Va la acción y empieza a caer y a caer y preguntamos: “¿Pero no decían que había entrado en un canal alcista y sin síntomas de agotamiento?”
Respuesta del supertécnico: “Es que ahora ha entrado en un canal bajista”.
Y con cara de idiota preguntamos: “¿Y ese canal bajista seguirá mucho tiempo?”.
Respuesta del técnico-gurú: ” Si se produjese un sesgo al alza y se perforase la primera resistencia, podríamos asistir a un rally alcista, pero si sesga a la baja y llega a rebasar el primer soporte, podemos pensar en una posible corrección que podría alcanzar…”
Y nosotros: “¡Hombre! ¿De dónde saca todo eso?”
Respuesta de magnífico técnico: “De las gráficas.”
Ahora es cuando nos quedamos… ¡Puf! Y preguntamos, inocentemente: “¿Pero, entonces, usted no mira la empresa ni sus balances ni sus benificios ni sus posiblidades futuras ni…?”
Respuesta del digamos… técnico: “Es que yo hago análisis técnico”.
Conclusión: El análisis técnico es el menos técnico de todos los análisis y no sirve de una puñetera m…
¿Lo tengo claro?
Luego viene aquello de: “¡Hombre! Siempre podemos limitar las pérdidas y colocar un stop-lost. Si el precio de la acción baja demasiado usted se cubre y vende, con lo que deja de perder”.
“¡Ah”, exclamamos, “Eso ya es otra cosa. Póngame uno de esos stop-lost”.
Y va y nos ponen un stop-lost de esos en 8.
¿Qué sucede? Pues que compramos a 10 porque nos hemos tragado todo eso del canal alcista sin síntomas y otras chorradas. Al día siguiente, para nuestra sorpresa, la acción empieza a bajar y nosotros a padecer. Llega a valer 8 y venden. Entonces respiramos. “¡Uf, menos mal!”, pensamos. Pero, después, la acción llega a 7,5 y, de pronto, empieza a subir y subir y se va a 12. La cara de idiota que se nos queda es sensacional y la pregunta de examen: “¿Por qué he vendido, si luego sube?”.
Respuesta del técnico: “Ya le dije que si sesgaba al alza y que si perforaba y que si… Pero como usted quiso limitar las pérdidas…”
Y pensamos: “Soy idiota, ¿verdad?”.
No, no es que seamos idiotas. Simplemente hemos caido en las redes de los “técnicos” y, como se han inventado un lenguaje corporativo, al estilo médico o abogado, nos han dado gato por liebre.
Conclusión: No invertir en bolsa el dinero que necesitemos. Invierto sólo lo que sé seguro que no voy a necesitar por lo menos en los próximos diez años.
Por hoy la lección se ha acabado.
Hasta otra y, mientras no llegue la próxima, abre los ojos y despierta.

 


4 Comments

  1. No estopy del toddo de acueгԁo con el art

    • albert

      Adelante por favor. Me encantaría saber en qué no está de acuerdo y por qué. Estoy convencido que de venimos a este mundo para aprender y me gusta mucho aprender. Gracias.

  2. Vаle, no estoy plenamente dee acuerdo coon el art

    • albert

      Para eso estamos, para opinar y para discrepar y para sacar a la luz lo que pensamos y para debatir y… Infinitas gracias si recibo una información de la que carezco.

Leave a Reply